La física: una revolución musical.

Del mundo musical se desprenden varias vertientes; una coraza para los artistas contemporáneos y la industria que se ha desarrollado en los últimos años hacia el mundo digital, es la grabación, reproducción y venta de su trabajo. Dentro de este amplio mundo digital nos podemos encontrar con cuestiones técnicas, científicas y fisiológicas que se combinan con el fin de dar a conocer una obra de calidad, tarea complicada ya que es a través de la audición del ser humano que la música es juzgada e interpretada.

Para partir desde un punto generoso, debemos de dar un vistazo a los principios físicos, elementales de lo que conocemos y disfrutamos diariamente, la música, que actúa como un idioma para muchos y placer desencadenado.

La música empezó a ser grabada a partir de experimentos de genios científicos como Thomas Alba Edison con herramientas como el fonógrafo en la segunda mitad de 1800. Pero no fue hasta las guerras mundiales que 432 Hz, siendo la frecuencia utilizada para la reproducción de las canciones, cambió a una más agresiva de 440 Hz. Fue Adolf Hitler quien se encargó de aumentar la frecuencia; y aunque los fines reales no se dieron a conocer, es evidente que las propias circunstancia mundiales llevaron a una explosión fundamentada en las tensiones internacionales, así como la depresión por la guerra que exigía una música más agresiva.

Frecuencia y Amplitud

Sin embargo ¿Cómo identificar la diferencia entre las canciones que varían de frecuencia con estos datos (432 Hz y 440 Hz)? Veamos los principios de la física que toman en cuenta la frecuencia y la amplitud.

La “Frecuencia” generalmente se define como la repetición menor o mayor de un suceso. Pero en física es una magnitud que contabiliza las repeticiones por unidad de tiempo de un suceso periódico. El Sistema Internacional señala que las frecuencias se miden en Hertz (Hz), una unidad que lleva el nombre del físico alemán Heinrich Rudolf Hertz. Un Hz es un suceso que se repite una vez por segundo; por eso, la unidad también se conoce como ciclo por segundo (cps).

Por otro lado “Amplitud”, es la variación que existe en una magnitud que cambia en el tiempo. La magnitud puede calcularse en una señal electromagnética o en movimientos ondulatorios u oscilatorios para medir la variación máxima del desplazamiento.

Analizando estos dos conceptos podemos entender que al incrementar la frecuencia de la música, las repeticiones a su vez aumentan, por lo que 440 Hz significan 440 repeticiones por segundo, una frecuencia más fuerte que afecta de buena o mala manera, en menor o mayor forma, la fisiología humana.

Rango de audición del humano  y los decibeles

Todo lo que podemos escuchar, incluyendo la música, se genera en vibraciones que viajan por medio del aire hasta nuestro oído. El rango del oído humano es desde -5 decibeles, y se eleva hasta 180 decibeles, siendo ya un sonido doloroso. Los decibeles son una unidad de medida que sirven para expresar la intensidad del sonido, o el ruido al que están expuestos los humanos. Son unidades logarítmicas que representan la décima parte de un belio, otra unidad de medición nombrada así en honor a Alexander Graham Bell. Haciendo una equivalencia la frecuencia de resonancia se encuentra entre 0 dB y 4 kHz (4,000 Hz).

Ruido-y-salud.jpeg

Hacía el mundo digital

La revolución musical hacia el mundo digital surgió como un hecho sin precedentes, casi prematuro y eyectado a la sociedad que desde entonces no ha parado de evolucionar y adaptarse a este sistema, bastante accesible para los consumidores, pero totalmente compleja para la industria que ha tenido que cerrar y abrir puertas para conservar el valor de su trabajo, y desarrollar nuevos sistemas de venta.

Cuando la producción y venta de computadoras era cada vez más común entre la población y los usuarios habían pasado de ser ingenieros de una empresa, a civiles, transformado el uso de la computadora a uno doméstico; empezaron a surgir programas digitales en 1999 como Napster, que contaban con dial-up (conexión por línea conmutada) y que tomaba un día para descargar una canción. Luego, en 2001, el iPod salió a la venta y redefinió el futuro de la distribución de medios. Luego vino iTunes, que presentó un nuevo modelo de negocio de los medios digitales y vendió millones de dólares.

Ahora escuchamos nuestra música a través de Spotify, Apple Music / iTunes, incluso a través de YouTube.

Toda esta evolución ha afectado a el mercado de audio, video y libros, que ahora no se asemeja ni un poco al de hace 15 años. Con la música vendida, reproducida y pirateada en la computadora, formatos wav, aiff, mp3, etc., se hicieron populares.

  • Definiciones 

Wav: formato creado por Microsoft que no está comprimido y posee una mayor calidad para el uso profesional, fácil de manipular y editar.

Aiff: (Audio Interchange File Format) formato de archivos musicales de la empresa Apple para sus sistemas operativos. Se trata de un formato de audio sin pérdidas de señal, por lo que la calidad del audio es realmente excelente, sin embargo requiere gran espacio de almacenamiento.

Mp3: Logaritmo compresor que permite reducir el tamaño de un formato digital. Dependiendo de la medida de los bytes la calidad del audio y tamaño cambian. Este formato es muy utilizado para las descargas gratuitas ya que no posee un gran tamaño y aunque la calidad disminuye, no es muy perceptible.

cropped-ne-yo-in-the-studio-960x636.jpg

Para finalizar hago alusión a una actividad que realizamos en clase de expresión musical, un ejercicio de identificación de diferencias entre una misma canción pero con frecuencias distintas, con 432 Hz y 440 Hz. Analizamos dos canciones de la banda  inglesa Queen, estos fueron los resultados:

Bohemian Rhapsody 432 Hz: Los bajos sonaban más estruendosos, es más aguda y logre detectar una variación de un semitono con respecto a la otra frecuencia. También la música se atenuaba y parecía tener una base de instrumentos menos estruendosa.

Bohemian Rhapsody 440 Hz: Se escuchaba más grave y tenía más opacidad. En el sólo de la guitarra el sonido se elevaba a los agudos, estas características hacían que la canción sonara más fuerte y acentuada en los bajos.

Bibliografía

Rae. (2016). Real Academia Española . Retrieved 21 October, 2016, from http://www.rae.es/

Digital-editorial. (2016). La Revolución de Medios Digitales. Retrieved 22 October, 2016, from http://digital-editorial.com/la-revolucion-de-medios-digitales/

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s